logo

Inicio Artículos Técnicas de Estudio Inteligencias Múltiples

Grabaciones para Superaprender

Contacto
 


Calendario
Cursos y Talleres

Superaprendizaje Holístico

Superaprendizaje para niños

Lectura Veloz y Comprensión Veloz con P.N.L.

Lectura Veloz y Comprensión Veloz con P.N.L. en línea

Estrategias para afrontar un examen o entrevista oral

 Estado Alfa

Concentración

Desarrollo de la súper memoria

Preparación Psicofisiológica para Exámenes

Aprendizaje Expreso (Express Learning)

Expresión Oral y Corporal

 

 

 

 

   

INTELIGENCIAS MULTIPLES

 

Múltiples canales de Aprendizaje Holístico

 

Nacemos en diferentes culturas, épocas y familias, cada uno de estos factores nos impacta de diferentes forma, más aún genéticamente venimos con diferentes tendencias.

Somos una máquina compleja y sensible al medio que desde que nacemos que nos implanta conductas, pensamientos, condicionamientos, etc. hasta que llegamos a olvidar nuestras potencialidades y todo el universo que manejamos por el sólo hecho de existir.

¿Somos Inteligentes?

En diversas circunstancias de la vida me he topado con el hecho de que se tiende a calificar o descalificar a las personas por sus “inteligencia” lo que yo catalogaría como una discriminación, más aun un excelente método para bloquear las potencialidades de los seres humanos. También he observado como personas brillantes en algunas áreas son un desastre en otras, tienen todo para ser exitosos a simple vista ¿qué les habrá faltado?

El Dr. Howard Gardner, director del Proyecto Zero y profesor de psicología y ciencias de la educación en la Universidad Harvard ha propuesto su teoría de las Inteligencias Múltiples.

Hasta ahora hemos supuesto que la cognición humana era unitaria y que era posible describir en forma adecuada a las personas como poseedoras de una única y cuantificable inteligencia. La teoría de Gardner nos muestra que en realidad tenemos por lo menos nueve inteligencias diferentes. Cuantificadas por parámetros cuyo cumplimiento les da tal definición. Por ejemplo: tener una localización en el cerebro, poseer un sistema simbólico o representativo, ser observable en grupos especiales de la población tales, como “prodigios” y “tontos sabios” y tener una evolución característica propia.

La mayoría de los individuos tenemos la totalidad de este espectro de inteligencias. Cada una desarrollada de modo y a un nivel particular, producto de la dotación biológica de cada uno, de su interacción con el entorno y de la cultura imperante en su momento histórico.

Las combinamos y las usamos en diferentes grados, de manera personal y única.

Pero ¿Qué es una inteligencia?

Howard Gardner la define como “ La capacidad de resolver problemas o elaborar productos que sean valiosos en una o más culturas” La definición de Gardner nos amplía el campo de lo que es la inteligencia y reconoce lo que todos sabíamos intuitivamente, y es que la brillantez académica no lo es todo. A la hora de desenvolvernos en esta vida no basta con tener un gran expediente académico.

Hay gente de gran capacidad intelectual pero incapaz de, por ejemplo, elegir bien a sus amigos y, por el contrario, hay gente menos brillante en el colegio que triunfa en el mundo de los negocios o en su vida personal. Para triunfar en los negocios, o en los deportes, se requiere ser inteligente, pero en cada campo utilizamos un tipo de inteligencia distinto. No mejor ni peor, pero si distinto. Visto de otra forma, Einstein no es más inteligente que Michel Jordan, pero sus inteligencias pertenecen a campos diferentes.

Segundo y no menos importante, Gardner define la inteligencia como una capacidad. Hasta hace muy poco tiempo la inteligencia se consideraba algo innato e inamovible. Se nacía inteligente o no, y la educación no podía cambiar ese hecho. Tanto es así que en épocas muy cercanas a los deficientes mentales no se les educaba, porque se consideraba que era un esfuerzo inútil.

Al definir la inteligencia como una capacidad Gardner la convierte en una destreza que se puede desarrollar.

Gardner no niega el componente genético.

Todos nacemos con unas potencialidades marcadas por la genética. Pero esas potencialidades se van a desarrollar de una manera o de otra dependiendo del medio ambiente, nuestras experiencias, la educación recibida, etc.

Ningún deportista de elite llega a la cima sin entrenar, por buenas que sean sus cualidades naturales. Lo mismo se puede decir de los matemáticos, los poetas, o de la gente emocionalmente inteligente. 

 

Artículos relacionados:

 

 

Información de contacto

Clica aquí!! para escrbirnos

Oficinas centrales en Santiago de Chile: Av. Santa Lucía 270, quinto piso, Santiago.
Teléfono 56 2 835 2306  - 638 9466 Fax 56 2 835 2839